diferencias entre vegano y vegetariano

Diferencias entre vegetariano y vegano

Algunas personas suelen confundir a los veganos y vegetarianos. Hoy te contamos las diferencias.


Vegano vs. Vegetariano - ¿cuál es la diferencia?


Los vegetarianos no comen carne animal y esto incluye todas las aves de corral, carne, pescado, insectos y mariscos - no comerán carne proveniente de criaturas vivientes.

Los veganos, buscan excluir cualquier forma de explotación y crueldad hacia los animales para comer. Tampoco usarán ropa que provenga de animales.

Los vegetarianos básicamente no comen carne animal, sobre todo por razones de salud. Pero los veganos, para ellos es más una objeción moral al uso y explotación de los animales como alimento.

Los veganos tampoco comerán ningún producto que contenga ningún tipo de subproducto animal; un ejemplo es la miel, y evitarán incluso apoyar el uso de animales en el entretenimiento, por ejemplo, en circos.

Para un vegetariano, los huevos y la leche siguen siendo una opción, mientras que para un vegano, no tendrán ningún producto lácteo, considerando que es aún menos ético beber o comer que la carne. Para producir leche, las vacas deben estar preñadas, a menudo impregnadas artificialmente. Una vez que dan a luz, sus crías son separadas de la madre, causando gran angustia tanto a la madre como al ternero al ser separados. Los veganos no aceptarán tales abusos y daños emocionales a los animales. Lo mismo se aplica a los huevos.

diferencias entre vegano y vegetariano


¿Ser vegano en vez de vegetariano es una elección ética?


En realidad, muchas personas vegetarianas, al aprender sobre muchas de las prácticas bárbaras que se llevan a cabo con los animales, se convierten en veganos.

Ser vegano es vivir respetando a los demás animales. No es solo dejar de comer carne, es considerar que los demás animales tienen intereses que merecen ser respetados y, por lo tanto, actuar en consecuencia: el veganismo implica no utilizar ni consumir productos obtenidos con su explotación.


Beneficios de ser vegetariano


Los beneficios son muchos, aunque algunas veces este tipo de dietas está relacionado con una falta de hierro y de vitaminas básicas.
Te contamos cuáles son las características más beneficiosas para la salud y por qué es una dieta muy buena y necesaria para encontrar el equilibrio.

Mejoras en el corazón ya que el colesterol se encuentra por lo general en comidas de origen animal, por lo tanto al no consumirlos, sus niveles bajan.

Mejor presión sanguínea ya que al tener menos sodio en la dieta, la presión es más baja.

Diabetes. Lo mejor para controlar la diabetes es tener un tipo de dieta que sea baja en grasas. En ese caso, al consumir grandes cantidades de frutas y de verduras, se ingieren carbohidratos complejos.

Aumenta la cantidad de frutas y verduras en la ingesta diaria. Al excluir de la dieta todos los tipos de carnes, se aumenta la porción de frutas y verduras por día, lo que aporta muchas proteínas y fibras a nuestro organismo. Estos alimentos aportan una sensación de saciedad que dura más tiempo, por lo que nos sentiremos satisfechos.

alimentos veganos


Beneficios de ser vegano


Cuerpo estilizado ya que al no ingerir nada de origen animal, las comidas son bajas en grasas, lo que produce que adelgacemos.
Sumado a eso, también es una dieta baja en grasas y en colesterol ya que mayoría de los alimentos con éstas cualidades provienen del mundo animal.

No hay sensación de pesadez ya que al ingerir alimentos más livianos y aumentar la cantidad de frutas y verduras, el organismo está también más liviano y no se sienta una sensación de pesadez.

Dieta rica en fibras por la inmensa cantidad de frutas y verduras que se ingieren.

Respeto por los animales.Se promueve el respeto por los animales y por que se los trate a todos de manera equitativa, sin discriminación por especies.


Proteína vegetal


Si bien están contenidas principalmente y en mayores proporciones en alimentos de origen animal, existen varios alimentos de origen vegetal capaces de aportar diferentes tipos de proteínas, incluso con algunos beneficios que la carne no posee.

Las proteínas de origen vegetal tienen grandes ventajas: tienen bajo contenido en grasas; ayudan a reducir los niveles de colesterol y previenen enfermedades cardiovasculares.

Soja y Tofu.
Es una de las fuentes más ricas de proteína vegetal. Contiene cerca de 37g de proteínas por cada 100g y posee bajos niveles de grasas saturadas. El tofu, el tempeh y las hamburguesas de soja son dos buenas alternativas de alimentos de soja que contienen proteínas en gran cantidad, además contienen calcio y hierro en gran cantidad. También es recomendable elaborar potajes con soja, legumbres o garbanzos.

Quinoa.
En una taza de quinoa cocida podemos encontrar 18g de proteínas. A la quinoa se la considera todo un súper cereal además contiene vitaminas, minerales, carbohidratos y gran cantidad de aminoácidos. Ayuda a disminuir el colesterol y el riesgo de padecer diabetes. Además es utilizada en dietas para controlar o reducir el peso y colabora en el control de la presión arterial.

Seitán.
Elaborado a partir del gluten del trigo, el Seitán es considerado “la carne vegetal”. Además de contener un porcentaje similar de proteínas que la carne (20g cada 100g), está prácticamente exento de colesterol y es muy versátil a la hora de cocinarlo. Para aumentar sus beneficios es posible combinarlo con cereales para evitar posibles deficiencias nutricionales.

Legumbres.
Las legumbres, ya sean lentejas, garbanzos, judías o soja, son uno de los alimentos de origen vegetal con mayor contenido proteico. Combinadas con algún cereal aportan proteína de gran calidad y comparable con la carne. Son bajas en grasa y contienen hidratos de carbono y fibras en gran cantidad. Una taza de lentejas es capaz de aportar 18g de proteínas.

Arroz.
Sus principales beneficios se deben a que no contiene colesterol ni sodio, es un carbohidrato complejo, sencillo de digerir y además contiene proteína de alta calidad. El arroz marrón o salvaje posee aproximadamente un 40 % más de proteínas que el arroz blanco. La ausencia de lisina dentro de los aminoácidos presentes en el arroz puede compensarse al combinarlo con otros alimentos como por ejemplo las lentejas y así asegurar una proteína completa.

Alga espirulina.
La espirulina es utilizada como complemento alimenticio principalmente en dietas fitness. Además de ser una fuente segura de elementos nutritivos como vitaminas, minerales y ácidos grasos esenciales, contiene proteínas más digeribles que las de origen animal. Por cada cucharada de espirulina desecada se obtienen 7g extra de proteínas y casi nada de calorías.

Semillas de Chía.
Las semillas de Chía son consideradas un superalimento ya que por su composición aporta una importante cantidad de fibras, antioxidantes, vitaminas y ácidos grasos esenciales. Contienen un 23% de proteínas, ayudando regenerar músculos y tejidos. Además, estas semillas ayudan en las dietas para bajar de peso, en las etapas de crecimiento y el tratamiento de varias enfermedades.

Maca.
La raíz de maca contiene aproximadamente 11% de proteínas. Además funciona como multivitamínico, contiene minerales en estado natural y es considerada una planta energizante. Se utiliza para tratar enfermedades como tuberculosis, anemia, leucemia, debido a que contiene nutrientes esenciales para la vida.

Frutos secos.
Un puñado diario de frutos secos puede realizar un importante aporte nutricional a nuestro organismo. Las almendras ofrecen aproximadamente 20 g de proteínas por cada 100 g. Las nueces 14 g y las avellanas 12 g. Además ofrecen una gran cuota de grasas saludables y pueden combinarse perfectamente con legumbres, cereales integrales o vegetales. Otros frutos secos menos conocidos pueden resultar también muy proteicos: las semillas de calabaza, las nueces de brasil o las nueces de macadamia.