algunos falsos mitos en la alimentación

Te contamos algunos falsos mitos en la alimentación.


La alimentación es uno de los campos donde existen más dudas, mitos y engaños -o medias verdades-, principalmente porque son consejos que se transmiten de boca en boca sin ningún tipo de evidencia científica.

La alimentación es un tema que ha suscitado un gran interés a lo largo de la historia. Este interés, unido a una cierta ignorancia, han favorecido el desarrollo de numerosos errores y mitos sobre la alimentación, que han provocado injustificadamente un cambio en el comportamiento y en los hábitos alimentarios de muchas personas.

En la actualidad, y gracias a la base científica de la que disponemos, es posible desmontar esas creencias, a veces muy arraigadas, recurriendo a las opiniones y consejos de verdaderos profesionales de la nutrición y la salud.

Mito 1
Los alimentos lights adelgazan


Los alimentos light son aquellos a los que se les ha reducido o eliminado alguno de sus componentes calóricos, pero eso no significa que sirvan para adelgazar.

Muchos de los alimentos light contienen edulcorantes en lugar de azúcar, pero su composición en grasas o harinas no varía, lo que hace que sigan engordando si se consumen en exceso.

En todo caso, que engordan menos, por así decirlo, que el mismo alimento no light.


Mito 2
Los frutos secos engordan


Los frutos secos no engordan por sí mismos, de hecho, tienen un efecto saciante que puede ayudar a controlar el peso.

Pero si se consumen en grandes cantidades, al igual que pasaría con cualquier otro alimento y admemás como suplementos de la alimentación, sí pueden hacer ganar peso.

mitos en alimentacion frutos secos


Mito 3
Beber agua durante las comidas engorda


El agua es un nutriente acalórico, es decir que no aporta calorías. Por tanto no engorda ni adelgaza si se toma antes, durante o después de las comidas.

Además, el agua es una fuente importante de minerales y electrolitos y un elemento vital para mantenernos correctamente hidratados

Todo el contrario, beber agua durante las comidas aumenta la sensación de saciedad.

mitos en alimentacion beber agua entre comidas


Mito 4
No es recomendable combinar hidratos de carbono y proteínas en la misma comida


Además de que no existe una base científica para esta afirmación, resulta casi imposible separarlos completamente, ya que muchos alimentos contienen una mezcla de hidratos, proteínas y grasas.


Mito 5
Saltarse comidas adelgaza


Además de ser un mito es un mal hábito.

Saltarse comidas aumenta la sensación de hambre y la ansiedad hace que acabes picando entre horas o que comas en exceso nada más sentarte en la mesa.

Los especialistas recomiendan realizar cinco comidas al día, de esta manera controlamos nuestro sistema hambre-saciedad, ya que al repartir la ingesta en varias tomas al día no llegamos a la siguiente comida con un hambre excesivo que nos haría comer de más.


Mito 6
Comer fruta después de la comida engorda


El orden de los alimentos no varía el contenido calórico.

La fruta tiene las mismas calorías si se come sola, antes o después de las comidas.
Lo que sí es cierto es que la fruta tiene un alto contenido en fibra, lo que provoca una sensación de saciedad.

Una dieta equilibrada debe incluir el consumo de al menos tres piezas al día de fruta, ya que son una fuente importante de vitaminas y minerales.


Mito 7
Los suplementos vitamínicos son necesarios para cubrir las necesidades nutricionales


Una alimentación variada y equilibrada cubre los requerimientos diarios de vitaminas.
No hay evidencias científicas de que el aporte de vitaminas en personas sanas mejoren el cansancio, el apetito, etcétera.

Si no existe una deficiencia clara, un suplemento de vitaminas sin necesidad no tiene efectos positivos. Se recomienda el consumo de suplementos sólo bajo prescripción médica.


Mito 8
El pan, el arroz y la pasta engordan


Los hidratos de carbono son la principal fuente de energía para el organismo y deben representar el 50% de la alimentación diaria.

El pan no es un alimento de elevado valor calórico y además es pobre en grasa.
Es rico en hidratos de carbono, nutriente que constituye la base de la dieta mediterránea.

Eliminarlos de la dieta drásticamente altera el metabolismo y puede causar daños.

mitos en alimentacion el pan engorda